“SANTA CECILIA Y EL DIABLO”, por Alfa

miranda_web

Fecha de publicación: 08/02/15
Fecha de presentación:
06/03/15 Galileo Galilei (Madrid)

Treinta años de gobierno de fanáticos religiosos, señoronas enjoyadas, chulos de capea engominados, y cuadros de mando salidos de los colegios del opus, podrían haber convertido este sitio en un erial…

Podrían haber conseguido cerrar el sesenta por ciento de los garitos donde se tocaba en directo, prohibir la música en los parques, hacer castings para legitimar a los artistas callejeros, denunciar por alteración del orden público a los mariachis de Sol, hacer de la cuestión de las licencias para salas de conciertos una mafia, subir tanto la presión fiscal y policial a los pequeños propietarios de los pequeños garitos que estos tuviesen que rajarse y cerrar, dejando caer la música en directo al inmundo pozo de las discotecas, donde te cobran ocho piedras por una cerveza en un vaso de tubo de plástico (… vamos, que te podrían escupir en la cara y sería menos vejatorio…)… y una vez que el concierto acaba, unos simpáticos hombres musculosos te echan a patadas…

… y es ahí, en las puertas de las discotecas, cuando las dos Españas del Machado 2.0 se encuentran de morros… una sale del concierto, y la otra hace cola en la puerta de la disco…
… los unos vinieron en busca de música, y los otros esperan con la ilusión de sacar en claro de la noche un selfie con algún famoso de la tele, si es futbolista mejor, y bailar lo último del último de los Dj´s…
… y así está bien… pues ha de haber gente pa’to…
… y realmente el problema no es suyo… el problema es nuestro…

Por el lado de los músicos la cosa no está mejor. Los muchachos tienen que alquilar las salas a un precio que viene siendo un 20% del precio de la entrada en caso de llenazo… más otro 21% para el estado en forma de IVA, más un 10% para la SGAE en forma de tasa (una tasa que se pensó en su día para compensar a los autores con las ganancias de los promotores… lo que pasa es que ahora, autores, promotores, y artistas suelen ser la misma cosa)… así de golpe, ha volado la mayoría absoluta de la pasta… aún hay más gastos…

… pero no sigo por aquí… vuelvo al tema de los precios para la gente, porque yo también soy público, de hecho una parte importante de mi tiempo soy público…

… ¿¡Cómo, que 8 euros una cerveza!?… ¿¡En un tubo de plástico!?… ¿¡en un recipiente donde caben 33 centilitros de líquido!?… ¿¡pero si a ti te cuesta 60 céntimos el litro!?… ¿¡me estás contando que haces un 1200% de beneficio!?…
… o sea… acabo de pagar en la puerta 15 Euros (entre 15 y 20 sería lo normal)… y lo pago encantado… hay cinco músicos currando sobre el escenario, un técnico de sonido, un técnico de monitores, un asistente de escenario… y quizá alguna persona más… ¿¡a ti te parece razonable que el trabajo de siete u ocho personas valga 15 euros y tus putos 33 centilitros de cerveza cuesten 8 euros!?… ¿¡que si no me gusta que me pire!?…. fin de la discusión.

La cosa es que estos chicos, o chicas (podría ser un concierto de Garaje Jack o de Sheila Blanco o de la Rozalén o de Alex In Grey…) han traído a tu sala unos cientos de personas, que en este momento de la noche, a mitad del concierto, ya se han dejado más dinero en tu barra que en la puerta… porque no considero descabellado beberse tres birras en dos horas… además, como ya sabemos, la fiesta acabará pronto… a las once y media todos a la calle, que empieza tu negocio real… esto al fin y al cabo, ha sido solo una forma de sacarle rentabilidad a la sala en un horario en el que sin conciertos no hubieses hecho ni un puto duro… pero aun así te importa una mierda…

Alfa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>